Desde que en Agosto de 2006 la policía británica abortara un intento de atentado en un avión comercial, la seguridad en los aeropuertos se ha visto aumentada de una forma exagerada.

Ahora conocemos a través de un documental del canal cuatro Ingles, que se puede hacer una bomba pese a las restricciones a las que son sometidos los viajeros antes de embarcar.

¿Debería haber más restricciones? ¿Deberemos creer que todo el mundo es bueno?¿O tal vez sería mejor empezar a mirar a cada viajero como un posible sospechoso de terrorismo?