8 de Febrero, 2008, 18:42: TONI1004Actualidad
Era una fría noche de invierno, en una de esas ferias que se montan en todos los pueblos para festejar la fiesta del patrón de los mismos. En concreto era en Guadasuar, que si bien no es mi pueblo, por vecindad y por los ratos pasados en su parque, bien merecería que lo adoptase como segunda ciudad natal.

Allí, entre atracciones de feria con atronadores altavoces y bares repletos de gente cenando y bebiendo sin parar, sucedió lo que después fue el mejor beso de mi vida. Hacía una semana escasa que ella me había dado el sí en la discoteca y ese era, por tanto, el séptimo día de benévolo insomnio y completa felicidad.

Y lo que es más curioso, tras siete días con sus siete noches, ni un beso nos había unido. El miedo, más que el respeto, me hacían imposible dar ese paso que seguro ella esperaba tan apasionadamente. Y es que a veces es difícil besar a quien se quiere ante la perspectiva del fracaso o el rechazo reflejo que en el amado se pueda producir.

Tras una cena memorable, con líos de faldas y celestinas sobrevolando la mesa en la que nos encontrábamos con los amigos, y tras algún que otro chupito mezclado con las flechas de algún San Valentín acertando en el corazón de otro que se encontraba en nuestra propia mesa, sucedió lo que no me imaginaba.

Cogidos de la mano paseamos por la feria sin esperar, al menos yo, un beso pasional que aún  no se había producido. Tras dejar deliberadamente a los amigos a un lado y guiado por la que hoy es mi esposa, hasta una noria de esas en las que se montan los niños pequeños, fui sorprendido por las garras del deseo hecho mujer, que hicieron de mi una sumisa presa y me amarraron hacia si hasta que, entre roces de labios y caricias en el pelo, nos transmitimos el amor mutuo que sentíamos el uno hacia el otro.

Y así quede yo, casi sin aire en los pulmones y ojiplático ante el desparpajo de la que, hasta ese momento, había sido una modosita mujer con la que estaba empezando a compartir una vida. Tras el beso se separó de mi, me miró a los ojos y pronunció una frase que se me quedó grabada en la frente para los restos:

"Si me hubiese esperado a que te decidieses, no nos habríamos besado nunca."
8 de Febrero, 2008, 18:03: TONI1004Actualidad
Amnistía Internacional no puede difundir este vídeo en España


         


El Gobierno de España lleva ocho meses impidiendo que veas este spot de Amnistía Internacional en los canales de televisión nacionales. Han dicho que no es de utilidad pública y que además su emisión está prohibida en periodo electoral. Por ello amenazan con multar a los medios de comunicación que lo emitan.

Visto en | El Paréntesis

Artículos anteriores en 8 de Febrero, 2008