Hace poco fue noticia un accidente múltiple en el que se vieron afectados casi un centenar de vehículos. El primero de los tres accidentes fue causado por la niebla y la elevada velocidad de los automovilistas en tan malas condiciones medioambientales. Pero el segundo, que ocurrió al otro lado de la mediana de la autovía, fue por culpa de los mirones.

¿Y qué son los mirones?

Los mirones, los peritos, o los gilipollas como yo los llamo, son la gente que cuando ve un accidente decelera para poder observar el desastre ocurrido en el sentido contrario. Son tipos que no dudan en frenar la marcha sin pensar en el que viene detrás y son los que mayormente provocan las largas colas tras un accidente. A este comportamiento se le llama efecto mirón.

Yo estoy en la carretera la mayor parte de mi vida, así que como tengo muchas posibilidades de cruzarme con un capullo de esos, he decidido poner un vídeo para intentar que los que lean este blog no se conviertan en eso.



Ale chiquillos, ya habéis visto lo que pasa en un accidente. Ahora a circular y ha dejar de dar por el culo.