Y es que imaginaos al mítico Dark Vader en un edificio Japones intentando conquistar el mundo en el que vivimos...