Hace un mes que no puedo utilizar las zapatillas para estar por casa debido a una operación en el pie, lo que ha provocado que sienta una inesperada frescura en los pieses al estilo de la que sienten nuestros dos protagonistas de hoy.



Si es que cuando el frio aprieta, hay que cubrirse como uno mejor pueda...y de eso el perro va sobrado...jejeje