Ha acabado una semana que me ha llevado a la contradicción conmigo mismo, pero que salva sea la parte, ha pasado tranquila y acogedora en esta microparte de la blogosfera. Es cierto, en esta plataforma de Zoomblog soy el rey, pues hay poquísimos blogs personales...jejeje...o por lo menos hay pocos que actualicen seguido. Después de autoproclamarme vayamos con las entradas de la semana.

El Lunes empezamos como esta, con las entradas de la semana. Y es que creo que será mejor así. Pondremos esta entrada resumen los Lunes, que es más lógico que el Domingo por la noche. Eso sí, no estábamos preparados para el síncope que nos daría ante es pregunta sobre el coito anal...aún tengo pesadillas con aquella visión...jejeje

El Martes hacíamos referencia a un blog que relataba mediante cartas reales, las vivencias de un soldado Ingles en la Primera Guerra Mundial. Mas tarde tendría una conversación conmigo mismo a cuenta de las estadísticas y la música en el blog. Ya se sabe, si no hay comentarios no hay conversación. Y como hay que conversar, pues para eso está uno mismo. Lo bueno de esto es que siempre acabo teniendo la razón...jejeje

El Miércoles empezaba un poco el lío (nota mental: porqué siempre empieza la guerra en Miércoles?) y hacíamos referencia a una llamada de una madre que quería escolarizar a su hijo en CataluÑa en linea en Castellano. Por supuesto, no pudo.

Mas tarde hacíamos referencia a la querencia de los políticos por hacer campaña en los blogs y a la tendencia que tenían estos a abandonarlos tras las elecciones. Y acabábamos el día descojonandonos con aquel mítico anuncio de condones.

El Jueves reivindicábamos la abolición de la Ley del menor, para que esos niños que se convierten de hijos de puta se pudrieran en la cárcel y anunciábamos un poco más tarde la llegada del coche de los 1700€.

El Viernes hablamos sobre ese alcalde que a apostatado y dábamos nuestra opinión. Nos hacíamos eco de la nueva letra del Himno Nacional y volvíamos a dar nuestra opinión. Nos adheríamos al debate electoral del 20 minutos y unas horas más tarde nos retirábamos. Si contradicción pura, pero ese soy yo.

El Sábado nos cabreábamos con el caso Albelda. Mas tarde volvíamos erre que erre con lo del Himno. Y encontrábamos un marco incomparable para vender un móvil. Y qué marco muchacho!!!

Y el Domingo transcribíamos unas palabras de tío Z y nos referíamos a la noticia de la presentación del nuevo BMW F1 en internet.

En fin una semana movidita y medio tranquila que ya ha llegado a su fin.