La Navidad ya ha llegado a todos los rincones del mundo. Bueno, llegar lo que se dice llegar no es la palabra exacta. Más bien deberíamos decir que está pasando por delante de nosotros cual AVE que lleva el viento. Y es que entre unas cosas y otras solo me ha dado tiempo a hacer un miserable vídeo hablando del tema. Y como creo que todos vosotros pensáis también, esa mierda de vídeo me la podría haber ahorrado tranquilamente...jejeje. Lo siento por vosotros, que habéis tenido que tragaros el vídeo, pero no se me ocurrió nada mejor que hacer ayer. Humildemente pido disculpas a los afectados.

Ahora que disculpas también tendrían que pedirlas, a mi entender, los que se inventaron la tostadora que chumasca el símbolo del PP en las tostadas. Menudo invento para un partido político. Los más osados enemigos de dicho partido político podrían incluso acusar al Rajoy de intentar marcar a la plebe, cual caballo en el lejano Oeste Americano, con  su marca para poder tenerlos a todos controladitos.

Claro que otros que deberían pedir perdón es la Iglesia. Esos de negro que amparándose en la voluntad del Señor has sodomizado a miles de niños a lo largo de su extensa historia. El artículo en cuestión que reseño unas letras atrás hace referencia a la petición de la Iglesia Anglicana de que el Vaticano no exija el celibato a los sacerdotes, o presbíteros como me dijeron en mis años de escuela que se llamaban en realidad.

Sería muy bonito que ahora, en los países donde más se da este ataque a la niñez por parte de hijosdeputa vestidos con sotana y penes cargados con el veneno del Maligno, el celibato dejara de existir para así dar un poco más de cancha a los que desde dentro dinamitan la esencia de lo que es la Iglesia en realidad.

Ya se que un pederasta vestido con sotana no representa a la totalidad de la Iglesia, pero cuando esta los ampara y los aparta de la vida pública para silenciar los escándalos que provocan, no hace más que poner sobre sí misma la punta del dedo índice de todos sus contrarios. Y es entonces cuando todas sus obras de caridad y las aportaciones misioneras que mantiene dejan de tener valor y pasan aun inmerecido segundo plano.

Hoy es el día de Navidad y solo debería haber sitio para la paz y el amor en el mundo. Pero vivimos en un tren sin paradas en donde las estaciones en las que te puedes apear para dar un paseo no existen.

Leyendo los periódicos del día, te das cuenta de que cada vez más el sentido religioso de la Navidad se pierde año tras año (cosa que me la trae al pairo), dejando paso a las reuniones familiares en las que ya no se cantan villancicos, si no que se comenta entre turrones y asados, las canciones electorales que sacan nuestros partidillos políticos al ritmo del discurso del Rey en las que lo más importante es traer hacia sí a la persona de su Majestad, para refrendar de esta manera sus propias convicciones torticeras, tan alejadas de las preocupaciones del personal como Vigo de Cartajena.

Y es que para mi la Navidad empezó al entrar en casa de mis padres anoche para cenar...y ha acabado al salir por la tarde de comer en casa de mis suegros. Finalmente mi Navidad se ha limitado a una borrachera de dulces y marisco congelado, con algún que otro toque de producto de la Coca-Cola encarnado en un gordinflón vestido de rojo que hace su aparición estelar al grito de HO HO HO!!!

Veremos si lo de los Reyes mejora el panorama mundial. En mis dos casas (la de mis padres y la de mis suegros) me lo he pasado genial...la cosa ha cambiado al retomar el contacto con el mundo en que vivimos...