Hace dos días me encontraba con que mi blog de Spaces, La Pardalá, era cerrado por Live Spaces por incurrir en una falta contra su código de conducta. Por ello me decidí a realizar un vídeo para explicar (aunque mis dotes de orador dejen mucho que desear), como y porqué se había cerrado el blog y las consecuencias que esto tendría en mi relación con la susodicha plataforma de blogs.

La protesta sobre mi blog, recordemos que más o menos abandonado por mi, queda ahora apartada a un segundo plano por la noticia de la vuelta de la amenaza de cierre al blog de Eulalia. Exactamente el motivo es el mismo que en la anterior ocasión, las fotografías de cuerpos pintados con los signos del Zodíaco.

Está visto que esto no tiene visos de mejorar, a no ser que Rosa consiga hacer entender a sus colegas Americanos que la mejor forma de conseguir una plataforma seria es mejorar sustancialmente su atención al cliente.

De momento parece que la victoria por la que brindábamos hace unos días no ha pasado de ser más que un simple espejismo. Era extraño ver que la imponente maquinaria censora de una plataforma entera pudiera ser parada por la voluntad de una sola persona. Y no digo que Rosa no haya hecho todo lo que se podía hacer y más...si no que mil Rosas no hubieran conseguido más que ella sola.

El juego sigue y la guerra está declarada. Puede que esta semana vuelva a ser de estas en las que este blog más parece un blog sacado de cuajo de la Spacesfera, que un simple blog de la blogosfera.

Desde aquí mi apoyo total a Eulalia.