Ayer mi blog de Spaces fue cerrado por Microsoft. La causa, la fotos por las que a Eulalia casi le cierran el suyo.

Es curioso ver como a uno le entristeze que se ratifique algo que él mismo ya había hecho con anterioridad. Microsoft ha cerrado un blog, que yo mismo había cerrado unilateralmente.

Ni si quiera quitando las dichosas fotos fue suficiente para que no me cerraran el blog. Incluso quité también algunas otras que puse en protesta por otra censura injusta hace ya más de un año de desnudos artísticos. Puede que al final, recordando ahora qué fotos tenía en el blog, fueran aquellas Toniteras de Honor las que se hayan convertido en verdugos de mi blog. Se ve que el final era ya inexorable y la caída del blog inminente. Menos mal que ya me pilló fuera.

Lo malo de esto es que haya sido un desgraciado que se dedica a denunciar spaces, quien haya conseguido cerrar un blog que ni si quiera su dueño fue capaz de clausurar.

Las idas y venidas a spaces ya no serán posibles. Eso sí, desde esta mi querida casa de zoomblog, lucharé junto a mis amigos spaceros cada una de las veces que alguien necesite apoyo para salvar su blog de una injusta censura.

No le guardo rencor a Microsoft. Ellos tienen un código de conducta ambiguo que cumplen a rajatabla. Tampoco se lo guardo a esa plataforma, allí aprendí qué era un blog. Más bien lo que he sentido al ver el blog cerrado ha sido indiferencia.

Era el último paso que me quedaba para dejar atrás una época de mi vida blogueril...que otro gilipollas ha dado por mí.