Mira tú, que estaba yo leyendo el panfleto ese llamado 20 minutos, cuando ante mis ojos aparece la anciana cara de una geisha de 98 años, maestra en la tradición musical y el arte del baile de las geishas. Al instante he recordado a nuestra anciana prodigio nacional, esa a la que su nieto le regaló un blog, gracias a lo que se catapultó hacia la conquista del BOB's 2007.

Ya sabéis que existe un run run incesante en la blogocosa, que dice que la abuela no existe y que es el nieto el que se lo inventa todo. Una máquina el tío, pues ha sido capaz de engañarnos a todos, llegando incluso a  disfrazarse de abuela para ofrecer entrevistas.

Volviendo a la Geisha, se dice que mantiene la gracia y el talento que la hacen cautivar a sus clientes. Además confía ciegamente en el encanto de las Geishas pàra ganarles la partida al Karaoke y los videojuegos. Una mujer con una fe ciega, hay que reconocerlo.

Claro que para ver cosas antiguas no hace falta irse a Japon, con darse una vuelta por Dakota del Norte bastará para encontrarnos con un dinosaurio momificado que incluye en el pack los huesos, la piel y parte de sus músculos totalmente intactos.

Gracias a ello y sin saber muy bien como, ya se sabe que pesaba 4500kg y que podría correr a la inverosimil velocidad de 45km/h. Siempre me he preguntado como lo hacen, pero lo cierto es que aciertan cuando lo dicen. Ya sabéis que soy camionero, no científico, por lo que daremos por ciertas las conclusiones a las que han llegado y pasaremos a otro tema.

Después de dejar con su trabajo a nuestros científicos del mundo, nos ceñimos a la tradición popular Española para  anunciar que en La Alberca ya se pasea el cerdo sagrado de San Antonio.

Al grito de "¡Buenos días cerdo!" se saluda a este puerco que es intocable hasta el mismo día 17 de Enero, cuando será sacrificado para regocijo de los que puedan degustar su exquisita carne. Una vida cerda, de la que sacarán provecho los agraciados vecinos de dicho pueblo.

Os aseguro que de las tres noticias me quedo con la última. El cerdo será lo que sea, pero para la mesa lo prefiero antes que a una Geisha...y mucho mejor que un dinosaurio momificado...¿no creéis?