Ya sé que si no se está de acuerdo con la linea editorial de un periódico, lo normal sería dejar de leerlo. Pero qué le vamos a hacer, uno es masoca y le gusta la gresca más que nada.

20 minutos en cuestión, es uno de esos mal llamados periódicos digitales. Un periódico nacido a la sombra de la prensa amarilla Inglesa, o al menos ese camino llevan. Lo más sorprendente de este fenómeno es que son capaces de titular de una forma tremendista, para que luego llegues a la noticia y la descubras sin fundamento y claramente sensacionalista.

El último ejemplo lo tenemos en la noticia del vídeo de la paliza al chaval de Boiro. Increíble que después de ver el vídeo y criticar su difusión por internet, estos aprendices de periodista tengan el suficiente estómago de poner el mismísimo vídeo en la noticia. Un tremendo error que no hace más que sugerir a todo malnacido que pueda leer la noticia, que se ha abierto la veda y que 20 minutos será el altavoz perfecto para sus fechorías.

Encima se creen lo suficientemente autorizados moralmente, como para empezar una batalla contra sus propios lectores recogiendo el testigo de Live Spaces y empezando a censurar comentarios (en los mismos comentarios de la noticia teneis la prueba), ya que les saquen los colores o bien que les dejen en evidencia.

Sinceramente creo que empiezo a replantearme el continuar leyendo este papelucho digital.