Se dice y se comenta que en Inglaterra están faltos de dentistas. Hasta donde habrá llegado la desesperación de los sufridos aspirantes a paciente, que ellos mismos han comenzado a  realizarse extracciones, limpiezas y empastes bucales a la carta.

"He tenido que arrancarme catorce dientes con pinzas", declara una persona interrogada. "Me he arrancado un diente. Es más fácil que encontrar un dentista", responde otra.

"He tapado un diente con masilla", admite un paciente, mientras que otro dice haber pegado una corona con cola extra-fuerte y un tercero haber utilizado un destornillador para eliminar la placa dental.

Hay un dicho que reza..."Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar"...Y eso es exactamente lo que veo que deberemos hacer dentro de muy poco.

Eso sí, a mi lo de las tenazas ni de coña. Yo soy más partidario de un puñetazo y que me nokeen...jejeje