¡Que nadie duerma! ¡Que nadie duerma!...tampoco tú mi princesa.

Addio Pavarotti