De cine nos viene este anuncio de una red de contactos a través de internet. En él, se puede ver la verdad que oculta el ciberspacio. Con un sencillo anuncio (sin mucho gasto en producción), se deja bastante claro que lo que internet te muestra todos los días no tiene porqué ser del todo cierto.

Esto mismo, llevado a los blogs, nos indica qué lugar exactamente deberían  ocupar en nuestras verdades absolutas, las opiniones de los vendedores del nirvana blogosférico. Cualquiera, incluido yo (que ya es decir), puede convertirse en un iluminado de la noche al día. Solo hay que saber diferenciarlos.

Si te dice qué hacer, qué decir, qué escuchar, donde bloggear, sobre qué escribir, qué software usar, a quién odiar,que Microsoft es malo...o al contrario, que el malo es Linux...entonces estás ante uno de esos elementos.

Ahora que lo digo...¿Seré yo uno de ellos?