¿Como comenzar?...¿Como describir las miles de cosas que han pasado en la primera vuelta?...¿Como describir el tremendo gozo de ver a Hamilton atrapado entre coches una curva sí y otra también?...¿Como explicar lo que sentí al verlo salirse de la pista (sin ningún mal para él) y dejarle a Alonso la vía libre?...¿Como se puede correr una carrera que empieza en seco, continúa en mojado y vuelve a seco y mojado finalmente?

Complicado, pero lo intentaré.

Lo de hoy ha sido espectacular. Increíble sería más exacto. Justo antes de empezar decían que llovería...el meteorólogo de Mclaren (que se tendrá que buscar otro trabajo) decía que no lo haría...y nada más empezar, agua a cántaros. Y ahí que ves a un montón de coches, que aún no llevaban una vuelta recorrida, en procesión caminito de los Boxes para poner neumáticos de mojado. Porque vaya si estaba mojado!

En la foto Markus Winkelhock detrás del Sefty Car y por delante de Massa y Alonso

Y mientras tanto, alguien a quién nadie conocía en la Formula 1 haciendo historia. Markus Winkelhock, un novato, lideraba la carrera al más puro estilo tortuga. El tío había tenido los huevos necesarios para hacer lo que nadie se atrevió a hacer. Puso los neumáticos de extrema lluvia de primeras, con lo que mientras todos iban a boxes, el se pavoneaba en el circuito de Nürburgring. Mientras, por detrás Hamilton se desdoblaba como podía aprovechando que el Sefty Car se daba otra vueltecita por el circuito.

Mientras Hamilton, corría y corría...y patinaba y patinaba, el señor Markus Winkelhock lideraba la carrera, aunque la alegría le duro lo que a un niño una golosina, o sea nada. Enseguida, y tras que se fuera el Sefty Car de la pista, fue sobrepasado por todos lo que llevaba detrás, como si de un pilar se tratara. Para Markus Winkelhock no habían curvas, solo coches y más coches.

Así pasa el resto de la carrera entre boxes y salidas de pista hasta que todo empieza a caminar por donde debe cuando a  Kimi, se le escoña el cambio. Ahí Alonso empieza a remontar y a siete vueltas para el final empieza a diluviar de nuevo. Y otra vez carreras para ir a boxes a desterrar de nuevo los neumáticos de lluvia y aparece Magic Alonso por el exterior para ponerse primero...y lo que vino después, que no fue poco.

Incluso nos ha traído una nueva enemistad, que esperemos que no llegue a más, entre Massa y Alonso. Un golpecito del primero al segundo (que yo no creo que sea a propósito), y miles de rotativos hablando ahora mismo de esto que yo acabo de decir.

¿Quien dijo que la F1 era aburrida?¡ Que venga ahora y lo diga de nuevo !