Free Web Counter

¿Qué sabe internet de ti?

Ahora cualquiera puede 'googlear', pero ahí están las empresas gestoras de buscadores y correos para almacenar nuestra información

Nos tienen en canzoncillos

Casi todo. Sabe donde vives, lo que haces y lo que sientes. Cada entrada en un buscador, cada correo electrónico que escribes, cada chat que abres, es una información sobre ti que queda almacenada.

Googlear: buscar información de alguien en Google. Lo cierto es que resulta relativamente fácil rastrear a cualquiera, encontrar los estudios cursados o la experiencia profesional. La página News.com demostró que podía conseguir toda clase de información de Eric Schmidt, fundador de Google. Se calculó su fortuna, sus aficiones, el nombre de su mujer y dónde vive. Todo, en media hora de googleo. Hace un mes la ascendencia de algunos famosos como Halle Berry o Tom Cruise quedó revelada al publicarse en una página web documentos de genealogía británica.

Pero cualquiera puede ser objeto de googleo. El diario Chicago Tribune consiguió en marzo información personal de novios, compañeros y profesores de 2.600 empleados de la CIA. Obtuvo además 50 teléfonos confidenciales y la dirección de más de 20 instalaciones secretas en EE UU.

Toda esa información había sido volcada por alguien. Pero a menudo la damos nosotros mismos. Al quedar registradas nuestras entradas, los buscadores se convierten en una inmensa base de datos de nuestra intenciones. Por ejemplo, si escribimos "nombre de niño", será probable que vayamos a tener uno. Si buscamos la dirección de un hotel, que vayamos a pasar la noche allí. "La información sólo se guarda para poder mejorar búsquedas futuras", señala Bernardo Hernández, de Google España y Portugal. Los datos de un usuario sólo se dan "bajo el requerimiento judicial pertinente".

Pero si la información existe, siempre puede ser pirateada. Desde Symantec, empresa que produce el antivirus Norton, señalan que los virus "son cada vez más sofisticados", aunque en el "80% de los casos se ataca al usuario y no a las empresas, ya que es el eslabón más débil". Entre otros, los programas keylogers reconocen todo lo que se teclea en un ordenador. En siete de cada 100 ordenadores vive un virus.

Para Esther Dyson, gurú de internet y periodista del New York Times, la privacidad habrá desaparecido en 2040. Internet o su sucesor, lo sabrá ya todo de nosotros, justamente porque se lo estamos contando en cada tecleo, en cada búsqueda.

Origen: "ADN"